Cómo disfrutar al máximo del día de tu boda

Aunque ahora te parezca que el día de tu boda está lejano, llegará. Y lo hará mucho más rápido de lo que te imaginas. Los meses pasarán entre pruebas de vestido de novia, listas de invitados y toma de decisiones importantes como el menú o los fotógrafos.

 

Es probable que, según se acerque la fecha, sientas una mezcla de emociones que se irán intensificando cada vez más. Ilusión, nervios, estrés…

¿Nuestra recomendación? Toma las decisiones pensando en vosotros dos, en lo que os hará más felices. Y una vez llegue el día, olvídate de todo, relájate y disfruta.

 

Para que esto sea más fácil, porque ya sabemos que decirlo es muy fácil, pero llevarlo a cabo cuesta un poquito más…

 

  1. Pregunta por el servicio de coordinación de una wedding planner. Ellas son expertas en hacerte disfrutar al máximo el día de tu boda. Se encargará de que todo lo que habéis planeado funcione a la perfección. Y si surge algún imprevisto, ella sabrá como gestionarlo de la mejor manera posible, sin que tú dejes de vivir uno de los momentos más bonitos de tu vida.
  1. Siéntete libre de hacer lo que te apetezca en cada momento. Es un día muy organizado: la ceremonia, el cocktail, las fotos, el banquete, entregar los detalles a los invitados, dar el ramo, el baile…. Y podría seguir enumerando cosas que hacer ese día hasta el final de este post.

Por eso, en muchas ocasiones los recién casados son llevados al lugar “correcto” para sus fotos o al que toca en ese momento, sin tener en cuenta nada más que seguir el guión.

Recuerda que ese guión lo has escrito tú, y que puedes decidir si hacerlo un poco más tarde, si en ese instante estás disfrutando de un momento especial. Es muy importante que tengas tiempo de saborear cada instante de tu boda para recordar el día como algo mágico, y no como una carrera.

 

  1. Sé tu misma en las fotos. No faltará amiga, tía o madre que te coloque continuamente el vestido de novia o el mechón de pelo que se te ha escapado al bailar. Ellas lo harán con la mejor de las intenciones, eso seguro. Pero quitarán espontaneidad y verdad a tus recuerdos.

No nos malinterpretes, queremos que salgas preciosa en tus fotos, igual que ellas. Pero estamos seguras de que estarás igual de radiante si la falda de tu vestido de novia tiene movimiento, se te cae el tirante del vestido, o tu peinado cuenta que estás disfrutando como una niña.

 

Atrás quedaron las fotografías de boda estáticas y posadas. Vuestra belleza en el día de tu boda (y por lo tanto la belleza de la fotografía) no vendrá de tratar de estar «perfectos». La verdadera belleza viene de las entrañas! Del compromiso que habéis asumido el uno con el otro. Viene de una increíble chispa que se enciende cuando os veáis por primera vez ese día. ¡Ese sentimiento es el que querrás revivir cada vez que veas las fotos de tu boda!

  1. Elije un vestido de novia con el que te sientas tú misma. Sonará obvio, pero lo mejor para que te sientas segura y tranquila ese día será estar 100% feliz con la elección de tu vestido de novia. No sentirás que vas disfrazada, estarás cómoda y te verás preciosa.

Por eso nuestro trabajo nos parece el mejor trabajo del mundo. Todo el tiempo que pasaremos juntas creando tu vestido de novia y durante las pruebas te irán dando chutes de felicidad. Pero el día de tu boda, cuando te mires en el espejo sentirás felicidad en estado puro. Te mirarás en el espejo y verás a la mujer en la que te has convertido, y te sentirás tan orgullosa que será inolvidable.

 

¿Quieres empezar a coleccionar momentos inolvidables durante la búsqueda de tu vestido de novia? Ven a visitarnos a nuestra boutique y vive la experiencia de ser una auténtica #softandwildbride.

Nuestro sitio almacena cookies para personalizar tu experiencia! Al continuar navegando estás aceptando su uso.